El aceite de rosa mosqueta: puro o refinado

A lo largo de los años, el aceite de rosa mosqueta y los productos cosméticos que cuentan con este entre sus principales ingredientes se han convertido en un artículo esencial en el cuidado de la piel. Se trata de un aceite muy cotizado para el tratamiento de cicatrices, estrías, arrugas y líneas de expresión. Básicamente, el aceite de rosa mosqueta puede encontrarse en su forma sin refinar y refinado.

Aceite de rosa mosqueta sin refinar o puro

Resulta necesario recordar que el aceite de rosa mosqueta se extrae única y exclusivamente de la semilla de los escaramujos de dicha planta, la cual es sometida a un delicado proceso conocido como presión en frío. Dicha presión en frío corresponde a la etapa final de un largo proceso que comienza desde la cosecha del fruto, pasando por su deshidratación y molido.

Así pues, el aceite de rosa mosqueta sin refinar es el que se obtiene inmediatamente luego de la extracción a partir de las semillas del fruto de la planta, la cual se logra después de conseguir la deshidratación completa de dicho fruto y posteriormente mediante presión en frío.

El producto final es un aceite puro de rosa mosqueta, el cual mantiene coloración, olor, restos de elementos metálicos, ácidos grasos libres, peróxidos, jabones, etc. En este estado es posible utilizarlo, siempre que la persona no padezca de alergias a dichos compuestos que permanecen luego de la extracción y que son potencialmente perjudiciales para ciertos tipos de piel.

A pesar de ser aún un aceite aprovechable, si lo que se requiere es un aceite ideal para utilizarse, por ejemplo, en productos de cuidado personal, lo ideal será llevar el aceite a un proceso de refinación.

Cuándo y cómo utilizar el aceite de rosa mosqueta sin refinar

El aceite de rosa mosqueta sin refinar es el estado más puro en el que puedes conseguir este maravilloso producto natural para el cuidado de la piel y tratar algunos otros padecimientos.

Al encontrarse en un estado virgen, sin haber atravesado por ningún proceso químico ajeno a su proceso básico de extracción, las cualidades o propiedades curativas del fruto de rosa mosqueta se mantienen prácticamente al 100%, es por eso que, en teoría, el aceite de rosa mosqueta sin refinar es probablemente el más efectivo para aprovechar todos los beneficios que tradicionalmente se le atribuyen.

El aceite de rosa mosqueta en su estado más puro contiene aún vestigios de algunas características del fruto, pueden observarse pigmentos, olores propios de la planta, inconsistencia y algunos elementos potencialmente alergénicos. Su uso es recomendable en prácticamente todas las zonas del cuerpo para las que normalmente está indicado, siempre que este no te cause algún tipo de alergia. Recuerda consultar a tu dermatólogo.

Aceite de rosa mosqueta refinado

El proceso de refinación se lleva a cabo en el aceite de rosa mosqueta con la finalidad de eliminar agentes tóxicos y alérgenos que permanecen luego de la presión en frío, así como también lograr un aceite libre de pigmentos y olores propios del aceite en su estado puro.

Para refinarlo, el aceite atraviesa por una serie de procesos químicos, mediante los cuales este es expuesto a temperaturas superiores a los 250 °C. Esto, lógicamente, resta calidad al producto, razón por la cual debe se debe tener siempre en cuenta que existe una diferencia sustancial entre el aceite de rosa mosqueta puro y el aceite de rosa mosqueta refinado.

Al final de dicho proceso de refinación, lo que se busca es obtener un aceite libre de impurezas, más estable e Ideal para utilizar como ingrediente en productos para el cuidado de la piel.

Cómo y cuándo utilizar el aceite de rosa mosqueta refinado

Como bien se ha mencionado con anterioridad, el aceite de rosa mosqueta refinado es un producto que ha sido sometido a diversos procedimientos químicos que alteran en cierto grado su composición inicial, es por eso que pudiera hablarse de una disminución en la pureza y eficacia de sus propiedades y beneficios. Estos procedimientos se llevan a cabo con la intención de obtener un aceite aprovechable industrialmente.

Para obtener esta versión del aceite de rosa mosqueta es necesario someterlo a temperaturas muy elevadas, condicionando así, una vez más, sus propiedades esenciales. Sin embargo, el producto al final de este proceso es un aceite libre de contaminación y agentes perjudiciales para la salud de quienes buscan los beneficios de esta efectiva fórmula de rejuvenecimiento.

Sencillamente, el aceite de rosa mosqueta refinado es la forma más común en la que puedes conseguirlo, así como también es la presentación más comercializada y útil para producir cremas, lociones y ungüentos a base de rosa mosqueta. De manera que, a pesar de no mantener al 100% sus propiedades elementales, el aceite de rosa mosqueta refinado puede utilizarse en cualquier tipo de piel.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad