Elimina las secuelas del acné con rosa mosqueta

El acné es una de las afecciones de la piel más comunes que pueden producir lesiones en la epidermis. Sin importar el origen de una piel acneica, las secuelas no terminan suponiendo un daño irreversible, es por eso que para disminuirlas o hacerlas desaparecer, lo más recomendable es que utilices productos naturales para el cuidado de la piel, como por ejemplo el muy eficaz aceite de rosa mosqueta.

Tratamiento facial para las cicatrices del acné

Antes de conocer un poco más a fondo las cualidades del aceite de rosa mosqueta, es importante recalcar que la recomendación para utilizar este producto natural tiene que ver estrictamente con el cuidado y la recuperación de la piel de las cicatrices resultantes luego de superar el acné, en ningún caso el extracto de rosa mosqueta puede considerarse terapéutico en el tratamiento de las causas que producen el acné.

Las principales cualidades de esta planta medicinal son favorecedoras de distintos procesos que se producen en todas las capas de la piel. Gracias a su gran poder antioxidante e hidratante, el aceite de rosa mosqueta, al ser absorbido por la piel, ayuda en la estimulación del colágeno y la elastina, lo cual representa un paso fundamental en la recuperación de la elasticidad de la piel y favoreciendo la cicatrización y el mejoramiento del aspecto de las cicatrices producto del acné.

Es importante resaltar que la causa principal de las cicatrices que resultan del acné tiene que ver con la eliminación de los granos, ya que quien lo padece tiende a estimular manualmente dichos granos. Al hacerlo, las consecuencias son pequeñas heridas que al cicatrizar dan un aspecto poco estético al rostro. Estas lesiones propias de la enfermedad llevan tras de sí la destrucción profunda del colágeno, disminuyendo la hidratación y la elasticidad de la piel.

Es por esa razón que el aceite de rosa mosqueta adquiere un papel principal en el tratamiento este tipo de cicatrices, catalogadas como atróficas, al ayudar a acelerar el proceso de regeneración celular, restaurar el colágeno y la hidratación, reduciendo las secuelas y dándole un aspecto saludable a tu cara. Los principales responsables de devolver la salud a tu piel son el ácido hialurónico y las vitaminas A y C que contiene el estupendo extracto de mosqueta.

Efecto del aceite de rosa mosqueta sobre la piel con cicatrices atróficas

Las cicatrices atróficas se diferencian del resto porque tienen la apariencia de una herida aún abierta. Esto se debe a la destrucción profunda del colágeno, además presentan una degradación pronunciada de la dermis y el tejido subcutáneo, lo cual indica un daño importante.

Debido a todos esos factores antes mencionados, lo más recomendable es llevar a cabo tratamientos basados en, por ejemplo, cremas retinoides, al igual que pueden utilizarse curas naturales como el aceite de rosa mosqueta, pues como se ha mencionado, sus principales propiedades son propicias para atacar el verdadero origen de las características de una cicatriz atrófica, es decir, la falta de colágeno.

La efectividad de este beneficioso aceite está totalmente comprobada, los resultados no pasarán desapercibidos, solo debes seguir a cabo un estricto tratamiento y mantener los cuidados necesarios indicados por tu dermatólogo. Sin embargo, recuerda que el aceite de rosa mosqueta es un producto natural que no tiene efectos secundarios ni perjudiciales para la salud de tu piel.

Al usar este elíxir de la juventud podrás comenzar a notar que tu piel afectada por las cicatrices acneicas comenzará a sentirse diferente, se hidratará y definitivamente tendrá un mejor aspecto. Las secuelas serán cada vez menos notorias gracias a la acción revitalizante y regeneradora de los tejidos. Solo resta que conozcas una de las maneras adecuadas de utilizar este remedio natural.

Cómo utilizar el extracto de rosa mosqueta en cicatrices causadas por el acné

La forma más efectiva es utilizar el aceite refinado directamente en la piel afectada, haciendo mucho hincapié en esas zonas que se vieron más expuestas durante la etapa más avanzada de la enfermedad. Aunque también puedes usar cremas que contengan en su fórmula este tipo de extractos naturales tan útiles para este tipo de afecciones, tales como el aloe vera o la camelia.

Lo primero será lavar muy bien la piel y secarla, luego debes tomar una pequeña dosis con las yemas de los dedos y comenzar a aplicarla en todas esas zonas más afectadas por las secuelas.

Recuerda llevar a cabo el procedimiento durante horas del día en las que no te expondrás al sol por largos períodos, dos veces por día. Esto último es muy importante, ya que el aceite de rosa mosqueta es sensible a los rayos solares, sin embargo, se trata de un aceite que es de muy fácil absorción.

Finalmente, y de manera que puedas aprovechar esa rápida absorción, lo más recomendable es que dejes actuar durante varios minutos antes de volver a tocar tu cara o limpiarla.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad